"He aquí que el silencio fue integrado por el total de la palabra humana, y no hablar es morir entre los seres: Se hace lenguaje hasta la cabellera, habla la boca sin mover los labios, los ojos de repente son palabras... Yo tomo la palabra y la recorro como si fuera sólo forma humana, me embelesan sus líneas y navego en cada resonancia del idioma..."

(Pablo Neruda)


Let's fall in Love


Les Yeux Ouverts


Claudio Bravo
Visual
Memoria Chilena
Cultura General
Mapas
De Poesia
R A E
Enlaces RAE
Diccionario
Traductor
Cosmos
Poetas
ESO-Alma

sábado, diciembre 17, 2005

Cómputo Oficial



Necesito pilas y paciencia!! ¿Por qué será que en diciembre el día tiene 12 horas en vez de 24?

Me falta tiempo y el reloj sigue haciendo emboscadas. El “estado de avance” de mis pendientes hasta hoy, arroja lo siguiente:

Arbol navideño armado : 100% (Al fin! Se salvó la palmera)
Regalos comprados : 0% (Upss!! Espero mejorar a mañana!)
Cosas laborales por hacer : 220%
Estado mental : No computable
Vacaciones programadas : 0%
Pendientes domésticos : 99%
Tiempo libre : 0,2% (ya utilizado en este post!)
Viceroy fumados : Menos de los que quisiera
Cafés: Los suficientes para que el hígado se amotine con el colon (Resisto...)
Sensibilidad navideña : Oscilante...
Creatividad literaria : Intermitente, como las luces del árbol...


En fin... por integridad mental no sigo porque la lista es larga!!

Así que pido perdón por andar algo ausente esta semana, espero ponerme al día con mis post, paseos por la blogósfera, comentar a mis comentados, etc...
...

Y a propósito... ya vuelvo!!!

sábado, diciembre 10, 2005

Navidad Hawaiiana


Mediados de diciembre y yo sigo sin árbol de navidad. ¿Flojera? ¿Ausencia de espíritu navideño? ¿Exceso de sentido práctico? Yo creo que más bien lo último. Y es que esto de arreglar ramas, luces y adornos decorativamente bien distribuidos rama por rama del típico arbolito, y que después hay que desarmar –en menos de un mes- con paciencia digna de un oriental, me parece un acto tortuoso y agotador.

Así que llevo algo más de una semana mirando con creatividad la palmera del living...

(... ¿Y por qué no?)

martes, diciembre 06, 2005

El Problema de la Comunicación


Cuestión de hemisferios. Así como en el ‘post’ anterior me referí a la unidireccionalidad mayoritariamente masculina, aquí voy con la otra cara de la moneda: El mayoritariamente femenino “Síndrome de la Paranoia Creativa”. (Se me ocurre que así debería llamarse ese acto desmedido de imaginarse cosas -generalmente causas y efectos, y generalmente todos trágicos-, a partir de las cuales se desencadena una contienda de dimensiones insospechadas, todo por culpa de un ‘molecular’ chispazo de duda frente a... cualquier cosa).

Aquí, la parte metafórica:

Pablo y Luisa regresaban tarde de una fiesta. El la llevó a su casa y en el trayecto comentaron lo entretenido que había estado. Estacionó el vehículo, apagó el motor y dejó música encendida para despedirse cariñosamente, como de costumbre. Justo en ese instante de romanticismo ella, con su voz típicamente ronroneante y sugerente, le dice: - “Cariño, ¿te das cuenta que ya llevamos un año juntos?...” Y esas 10 palabras fueron una puñalada: A Pablo se le desfiguró la cara... y el cariño.

Ella entendió ‘suspicazmente’ que el comentario no había sido bien recibido, y comenzó la carrera de interminables porqués de la reacción de Pablo. Después de todo, Luisa sólo quería graficar lo bien que se llevaban y que el tiempo se les pasaba muy rápido, y no tenía sentido que él lo tomara tan mal. ¿Sería posible que él entendiera otra cosa? Qué pudo haber entendido? ¿Se expresó mal? ¿Pensó que le estaba insinuando un nivel mayor de compromiso? – “Tal vez hasta haya pensado que le estoy proponiendo matrimonio... Oh no, no, imposible. Y si pensó eso, por qué no me dice algo? ¿Es que no me tiene confianza para discutir el tema? ¿No confía en mí? ¿Será que no me quiere?... ¿Estará arrepentido de salir conmigo tanto tiempo? ... Pero entonces, ¿es que no lo pasa bien cuando estamos juntos?... ¿Me querrá dejar?... Por Dios! Debí quedarme callada! ¿Por qué quiere dejarme?... ¿Por qué no me quiere si yo lo quiero tanto? ¿Seré yo? ¿Qué hice mal? ¿Es que no quiere enamorarse? ¿No le gusta el compromiso? Pero si me había dicho que estaba enamorado!! ... Ay, no debí haber dicho eso, cómo se me ocurrió!! “
(...)

Y así pasaron interminables –interminables- minutos de teorías mudas y tortuosas sumadas al arrepentimiento de lo dicho. Pablo seguía con su cara terrorífica y blancogris mirando el tablero del auto, y Luisa seguía impactada con el horror de él, hasta que de pronto se rompió el silencio:

- “...Hace un año...” –dijo Pablo- “... Eso fue justo cuando hice el cambio de aceite. Significa que debí llevar el auto al taller y no lo hice... qué distraído! Tendré que llevarlo mañana... Me iré más temprano, lo dejo en el taller y luego me voy a la oficina, ¡¡Eso es!!”

****

En fin... ¿Hace falta decir más?

sábado, diciembre 03, 2005

El Hombre “Unidireccional”



No me equivoqué de título. "El Hombre Unidimensional" de Marcuse es tema de ‘ligas mayores’, y lo mío tiene que ver con la perenne incapacidad de algunas personas para hacer dos cosas al mismo tiempo.

No sólo los hombres y no todos ellos, claro, pero convengamos en que la gran mayoría sostiene una particular guerrilla a la hora de “caminar y mascar chicle al mismo tiempo”, mientras que la mayoría de mujeres podemos –o al menos tratamos- de hacer las dos cosas anteriores más una que otra tercera (y cuarta) a la vez.

Hace unos días fui a la oficina de un personaje hipnotizado con cifras y gráficos evolutivos propios de fin de año, quien luego de saludarme con una sonrisa plastificada volvió a su coctel de números, y dijo “- Dime...”

Y con el disparo de la partida comencé a recitar:

- "Tenemos que resolver el... bla bla blá... y revisé el ... bla blá... y falta... bla bla blá... "

- [Silencio al otro lado].

- "Y en definitiva... bla bla blá... así que dime cuándo... bla bla blá..."

Terminé mi discurso convencida que su silencio era producto del análisis de mi análisis... Error. Levantó los ojos embalsamados y dijo... “- Perdona, ¿Qué?”

Y entonces fue inevitable el sarcasmo: “-¡Que para qué me dices “dime”, si no puedes hacer dos cosas al mismo tiempo!...”

Nos reímos, resolvimos el tema, y luego volví a mi oficina bromeando con la incompatibilidad del uso simultáneo de ojos y oídos masculinos, más una pregunta dando vueltas:

... ¿Y si fuera cierto?


Mi foto
Nombre: Paula Larraín M.
Ubicación: Providencia - Santiago, Chile

La curiosidad cultural ha sido mi cómplice congénita y omnipresente a la hora de la creatividad, pese a que mi actividad profesional estuvo siempre ligada al sector Financiero y Corporativo. Hoy puedo dedicarme, con gran satisfacción, a hacer de la escritura mi profesión, abocándome a diversos proyectos independientes (Freelance), para empresas y particulares, colaborando en la redacción de escritos, boletines, revistas, páginas web, informes, entre otros.

Enciende -si quieres- un cigarrillo, una vela. Lee un libro, acompáñate de un café o una pequeña copa de sauvignon blanc (o prueba un Carmenere y una trufa!). Percibe la música del aire, imagina un sueño, haz dibujos en un papel... Quítate los zapatos y siéntate en una alfombra mullida... ¿Has visto navegar las ideas en altamar?






Home



ecoestadistica.com